jueves, 3 de julio de 2008

El libro "libre"

¡Se me ha ocurrido una idea fantástica! Hace un año, escribí un manojo de sandeces acerca del movimiento "Libera un libro". Voy a publicar ese texto aquí. ¡Espero que les guste! Nada de plagios, ¿de acuerdo? Otra cosa: antes de criticar, léalo bien para asegurarse de que haya entendido bien mis ideas.

La campaña del libro

¡Ah, cuánto gozo guarda un libro! Por favor, queridísimo lector, únase a esta alegría que los poros del intelecto disfrutan al encontrarse, frente a frente, con esos portales a mundos desconocidos, fórmulas fantásticas, lecciones para la vida y anárquicos cuestionamientos. Créame, fausto receptor, que nada me causa más regocijo que saber que el conocimiento se transmite poco a poco, acabando así con la ignorancia fanfarrona que se vive y respira en cada metro cuadrado del terruño nacional (siendo yo uno de esos ignorantes, para ser honestos y justos). Si me lo permite, déjeme tratar un evento fecundado con la nobleza y entusiasmo pertinentes, pero que carece del raciocinio necesario de parte de los participantes. Me refiero a la campaña “Libro libre”… o, ¿“Libera un libro”? ¡Bah! Eso es lo de menos.

Puede que usted, en este preciso momento, esté en desacuerdo con lo que propondré, lo cual es normal y comprensible: si gustos no hubieran, las jergas no se vendieran. Ahora, mi jocoso destinatario, permítame “liberar” las ideas que me asaltan la cabeza, pidiéndole, de antemano, que las medite de manera imparcial. Aquí voy:

- Afirmo que no se puede erradicar la falta de hábito de la lectura con este tipo de campañas, pues mientras los donatarios se enriquecen, los donantes se empobrecen.

- Afirmo y sostengo lo anterior, porque estoy seguro de que el 98% de los solidarios no ha leído más de 4 libros por su propia cuenta (mucho menos el que está donando, pues seguro es de los que asignan el colegio).

- Además, afirmo que, si ha leído algo, la selección del individuo entra en estas categorías: esoterismo, informática (panfletos sobre como jaquear mensajerías instantáneas, o uso del “photoshop”), Paulo Coelho, Nidia Díaz, documentos relacionados con el “Che” Guevara, Maxim, etc.

- Afirmo, también, que leer La Biblia, o incluso el Kamasutra, resulta más provechoso que los arriba mencionados, pues su carácter histórico es tan importante como su carácter sagrado.

- Afirmo que usted, en este preciso momento, puede estar pensando que Paulo Coelho es un buen escritor.

- Afirmo que usted tiene razón, pues es un hombre muy creativo al exponer sus ideas; sin embargo, sus libros no estimulan la capacidad comprensiva del lector debido a la fácil interpretación de su mensaje (nota: esto es ambiguo, y considerarlo como bueno o malo queda a su discreción).

- Niego estarle induciendo a que lea el “Geymonat mayor”, o algo de esa índole.

- Afirmo que regalar un libro de texto es comparable con regalar un directorio telefónico de hace diez años, por muy en desacuerdo que esté el mundo (estoy empezando a retractarme, porque al menos el directorio telefónico posee una pizca de valor histórico).

- Afirmo que no podemos enseñarle a alguien caminar si nosotros no sabemos mantener el equilibrio.

- Afirmo, con la “afirmación” anterior (valga la bendita redundancia), que no podemos instar a alguien a que lea un libro sin siquiera haberlo leído nosotros.

- Afirmo, por último, que el deshacerse de un libro es la peor ingratitud que se puede cometer contra el intelecto propio, y que hacerse la idea de que es un “acto de solidaridad” es una farsa más grande que Castro logrando la olímpica producción de azúcar de más de 10 millones de toneladas a finales de los 60.

Me sentiría contento de saber que usted está de acuerdo con, al menos, una de mis ideas; no obstante, si usted considera que lo que aquí se ha escrito es pura tontería por parte de un “antisocial criticón e ignorante”, o cualquier otra licenciatura que se me quiera atribuir, déjeme, aunque sea, dejarle con una frase muy bonita, cierta y útil. Hasta luego.

Una mentira es como una bola de nieve: cuanto más rueda, más grande se vuelve – Martín Lutero

José Mario Cornejo

7 comentarios:

sresdv dijo...

Lo apoyaría en sus puntos de vista sino fuera por el hecho que BookCrossing (Libera Tus Libros) no es con el fin de "erradicar la falta de hábito de la lectura con este tipo de campañas", simplemente es con el fin de un intercambio de libros de manera que otras personas que gusten leer lo hagan un cuando solo han leído 4 libros para así poder llegar a 5.

Pero esta en todo lo correcto al decir que no es algo muy beneficioso, pero personalmente que he leído más de cuatro libros, además que estos libros no caen en la categorías de "esoterismo, informática (panfletos sobre como jaquear mensajerías instantáneas, o uso del “photoshop”), Paulo Coelho, Nidia Díaz, documentos relacionados con el “Che” Guevara, Maxim, etc." con excepción de Maxim, que por cierto se la recomiendo si no la lee, tiene algunos artículos buenos al igual que unos chistes buenos, he leído la Biblia y Kamasutra, el primero me ha parecido un libro de cuentos y no considerare sagrado palabras de otros hombres (o mujeres), el otro ha sido interesante pero siento que necesito lectura complementaria; Paulo Coelho es una lectura fácil, posiblemente por eso se le considera bueno pero personalmente no es de mi gusto por que no me hace pensar ni cuestionarme el mundo o expandir mi imaginación.

Debo admitir mi ignorancia al no saber que es "Geymonat mayor" y el gran poderoso google no me ha podido informar.

Posiblemente la idea de dejar libre un libro es algo insolente para usted y es un riesgo que alguien se toma al realizarlo ya que puede terminar en buenas o malas manos, pero que tal si usted toma la idea y la transforma regalándole un libro suyo a alguien que crea que le gustara.

En todo caso, el "liberar un libro" se desea mas como un intercambio que a un abandono. Para finalizar mi comentario el cual me he hecho bolas escribiendo solamente le recomiendo tener cuidado al no ser como Meleto acusando a Sócrates y debo hacerle saber que estoy de acuerdo con una de sus ideas (en relación a Paulo Coelho) así que por favor siéntase contento.

honeyange dijo...

Ja! Yo por mi lado si creo en el movimiento, nosé, me nace, pero creo que debe ser bien encausado para no dejar que las cosas se acumulen. Es como cuando a uno le dan muestras gratis de shampoo y nunca te las echas.

El año pasado dejé unos libritos en el hospital nacional donde trabajaba, espero que les hayan dado buen uso, porque ahi la gente se desespera esperando que al doctor se le ronque la gana de llegar.

Además pienso que los libros deben de moverse, me parece egoista quedarmelos para mi y sólo para mi. Pienso así de todo lo mio, desde mis zapatos hasta mi comida. Las cosas materiales están hechas para compartirse.

Por otro lado te quiero felicitar porque no tenes miedo de decir lo que pensás y de criticar de frente en vez de hablar tras la espalda. Si se habla de lo bueno, tambien hay que hablar de lo malo.

*No me mates si me faltan tildes, ya me rendí en ese apartado de mi ortografia.

José Cornejo dijo...

Gracias por sus comentarios. Solo tengo una aclaración a don Sresdv: No hay problema en comprar un libro para regalarlo, lo que yo acuso es regalar un libro que pertenezca a su propio acervo bibliotecario.

PD: El "Geymonat mayor" es como comúnmente se le conoce a la obra completa de Ludovico Geymonat -filósofo italiano- en la que abarca la historia de la ciencia y la filosofía. El que uno encontrará en las librerías latinoamericanas, generalmente, es el "Geymonat minor", o sea, el resumen de esta obra.

Oo dijo...

emeíereeemee

Anónimo dijo...

Yo creo que tienes razón con lo de antisocial. Tu punto de vista es bueno, pero creo que lo podrías plasmar de otra manera.

Chepe dijo...

Eso es interesante. ¿De qué otras maneras podría yo dar a conocer mis ideas, amigo?

Oo dijo...

sahah ahahah, amigo.