domingo, 2 de noviembre de 2008

"Diocuarde"

Buenas tardes. Buenas tardes. Buenas tardes. Disculparán mi larga ausencia, pero no tienen idea de lo horrible que es perder las ganas de escribir sandeces en el blog.

Ya que estoy aquí, quiero agradecerle a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo por haber permitido que Alejandro Fernández, "El Potrillo", entonara las sagradas notas de nuestro "El Carbonero" en la Cumbre Iberoamericana.

Desde el momento en que anunciaron que él interpretaría la dicha canción, yo ya sufría de un severo caso de furor uterino. Cuando empezó a cantar, con esa aguardentosa voz, reparé en que un orgasmo no era más placentero que pasarse un peine por la cabeza. Cuando a él -corsario de la música- se le olvidó la letra y su apuntador -fiel Sancho Panza de este soberbio Don Quijote- no supo salvarlo a tiempo por estarse masturbando, yo ya tenía mi Kótex totalmente empapado.

¿Saben qué es lo triste? Mucha gente pasó por lo anteriormente descrito, y aún así pegaron una ovación tal cual Cristo hubiera bajado con su majada de arcángeles a chupar en La Facultad. Afirmo, así como lo comentó un amigo mío, que si un artista nacional hubiera cometido semejante "desmadre" lo despedazan allí mismo. No, no vale la buena intención de ser un tributo internacional. La cagó horrible, y ya estuvo.

Antes de despedirme, solo quiero comentar algo más para la Orquesta Sinfónica Juvenil: No tocaron *mal*, pero la próxima vez que los arreglos musicales que se les presenten sean similares a los que tocaron en el acto de Broadway, por favor, absténganse de hacer el ridículo.

Hoy sí, Cenicientas y Ben Hures, es hora de que este Piolín se retire. Hasta pronto.

PD: Hoy no hay posdata.

1 comentario:

SophaCG dijo...

1) Sos un caso!
2) Fue un bonito detalle lo del Chente Juunior!
3)Creo q estaba borracho!
4)la Sinfónica......sin comentarios..
5)SOY DEMASIADO GRÁFICA PARA TU TEXTO!!!!!!!creo q me entendes..jajaja